domingo, 15 de mayo de 2011

2º Capítulo. Los Siete Reinos.



Muy lejos de donde Lauren y Eryel se encontraban, en la otra punta de Dos Lunas, pasando el bosque oscuro y las torres de plata, el Reino de Notham se alzaba entre las montañas del norte y unas voces se escuchaban desde la alcoba más alta del castillo.

- Salzar, Traigo malas noticias.

- Sorpréndame, Lázaro.

- Creemos que un viajero a caído en tierra blanca, no estamos seguros señor, pero todas las alarmas apuntan hacia esa dirección.

- Yo mismo ordené a Shelden que dejara abierto únicamente este portal, él mismo sabe a lo que se enfrentaría si  nuestro acuerdo se quebrara, en este momento y según las condiciones de nuestro compromiso su palabra es lo suficientemente fiable como para desconfiar de su lealtad.

- Señor, el viajero no llegó por el Reino de Shelden... no pertenece a Dos Lunas.



- Lázaro, sabe de sobra que lo que propone es imposible, solo un viajero que no haya pisado jamás Dos Lunas puede llegar aquí cada mil años, y ya sabe perfectamente quien fue el último; hace tiempo ya de aquello pero si no recuerdo mal solo han pasado treinta y dos años desde entonces.

- Señor, perdóneme que le recuerde que hace treinta y dos años el último viajero descubrió la forma de cómo salir de Dos Lunas sin necesidad de llegar hasta el Reino de Shelden, fue por eso si no recuerdo mal que mandó a Neid en busca de...

- ¡Ya basta! Es suficiente. 

La puerta del despacho se abrió de golpe y uno de los soldados del Reino entró apresuradamente en el habitáculo.

- Es su hija señor. La hija de la viajera. - Dijo cabizbajo por temor a lo que pudiera pasar.

Los ojos de Salzar cambiaron a un rojo sangre que hizo a Lázaro estremecerse hasta tal punto que casi tropieza con la silla del escritorio.

- Naid no terminó el trabajo en el tiempo establecido señor. - Continuó el soldado con firmeza.

                                                           ***

No sabía hacia donde mirar, daba igual cuál fuera la dirección en la que lo hiciera, todo me parecía perfecto. La hierba era la más verde que había visto jamás, el agua la más cristalina, el sol el más radiante, el cielo el más azul e incluso la brisa que de vez en cuando me acariciaba, la más suave. El cielo era diferente, como si estuviésemos en el interior de una cúpula, era abovedado pero continuaba siendo el cielo que conozco, con sus nubes y sus destellos violáceos y anaranjados. Lauren caminaba detrás de mí, estaba casi completamente segura de que me leía la mente pero iba a continuar haciéndolo por más que le dijera lo contrario. Caminamos unos minutos más hasta que Lauren se detuvo a beber en un arroyo. 

- ¿Se puede saber qué haces? - Pregunté atónita.

- Beber, ¿no lo ves? - Respondió risueño. Tal vez beber agua de un arroyo lleno de peces y algas le parecía algo normal.

- El agua está bastante limpia ¿no crees? - Continuó.

- Sí bueno... pero...

- ¿Quieres probar? - Me interrumpió sonriente.

- ¿Estás de broma verdad? Yo no bebo de ahí ni loca. - Respondí resignada. 

- Tú te lo pierdes. - Sonrió. 

Su sonrisa hacía que todo mi cuerpo se estremeciese de pies a cabeza. Sin decir una sola palabra más me senté en un tronco a pié del arroyo. Él estaba de cuclillas en la orilla, observé cada uno de sus movimientos; como se curvaba hacia delante mojando su oscura melena, el sol hacía que las gotas de agua que cubrían sus antebrazos brillaran y poco a poco se me hacía más imposible dejar de mirarlo. De repente se levantó inclinando la cabeza hacia detrás, su pelo volvió al lugar correcto y cuando se volvió hacia mí, una vez más, para mi vergüenza, descubrió que lo había estado mirando.

Continuó con lo que parecía algo rutinario, se escurrió el pelo y se lavó la cara con ambas manos. Al darse la vuelta de nuevo,  mechas sueltas entre su pelo largo alborotado cayeron sobre sus mejillas dejando entrever unos ojos azules perfectos. Si había dicho antes que aquí todo era "más" y "mejor" que en mi realidad, ahora estaba completamente segura. Nada de esto existía en Villa Roja. Miré hacia la hierba y sonreí sin más. 

- Háblame de mi madre, de "Liah", de cómo era por aquel entonces...

- Antes de eso tendría que explicarte unas cuantas cosas más. - Respondió mientras se sentaba junto a mí en aquel tronco.

- Supongo que tendrás bastantes preguntas, pero prefiero comenzar por el principio si te parece correcto. - Respondió impaciente cual maestro a sus alumnos. Sonrió.

- Me gustaría que primero me explicaras algo que no dejo de preguntarme. ¿Qué hago yo aquí?

- Y a mi me gustaría que me dejaras empezar la historia por el principio. - Contestó inquieto.

- Está bien, como el señor guste. - Le dije irónicamente.

- Estás en Dos Lunas como bien debes saber. Mundo que está dividido en siete reinos: Notham, Deltor, Nathan, Liser, Delintov, Shelden y Casian. Te irás acostumbrando a los nombres, tranquila. - Dijo risueño.

- Eso espero, porque vaya nombres... - Dije expectante.

-Hace un millón de años, Dos Lunas pertenecía únicamente al Reino de Delintov, los demás reinos tan solo eran entonces aldeas de mediano tamaño a servicio del Rey, Cirio di "Delintov". Un día la seguridad de nuestro mundo se vio amenazada por uno de los viajeros que como tú hoy, llegaron a estas tierras. Nadie supo cómo, pero desde su llegada comenzaron a abrirse grietas entre las "paredes" que separan nuestros mundos y que pronto se convertirían en portales que transportarían de un mundo a otro a todo aquel que quisiera usarlos y supiera de su existencia.


Esto alteró totalmente el equilibrio de Dos Lunas, y Cirio se vio obligado a dividir nuestro mundo en siete reinos de igual tamaño. Con el fin de mantener vigilados Norte, Sur, Este y Oeste, Cirio eligió a los seis mejores comandantes, guerreros y mandatarios de cada una de las seis aldeas. Notham, Deltor, Nathan, Liser, Shelden y Casian, son los apellidos de esos guerreros que pronto pasarían a formar parte de un punto clave en nuestra historia, defendiendo valientemente y reparando cada una de las grietas que se habían formado tras la llegada del viajero. Así fue como Dos Lunas quedó divida en los Siete Reinos que hoy conocemos. Cirio, satisfecho y muy gratamente sorprendido y agradecido tras la victoria de sus seis aliados, en su lecho de muerte les cedió su total poder sobre Dos Lunas para que lo repartieran entre ellos. Aquello fue un fallo terrible; Notham y Deltor, dirigentes de dos de las aldeas, eran hermanos, y pensaron que al ser ellos los que más territorios habían logrado salvar, merecían ser gobernantes de mayor parte del reino; pero cuando se les concedió ese privilegio, Deltor, pensando que su hermano estaba corrompido por la codicia, hizo un pacto con los demás dirigentes en el que se dividieron a partes iguales el territorio que iba a ser para Notham y para él en un principio. Notham se sintió traicionado tras la decisión de Deltor y se volvió aún más egoísta y desquiciado; mandó a miles de guerreros contra el reino de su hermano con el fin de conquistar su territorio y así vengarse por su deslealtad. Asesinó a miles de aldeanos, pero los demás aliados consiguieron al fin frenar sus ofensivas y darle muerte. 


Con tanto nombre raro comenzaba a marearme, pero su mirada era tan seductora que continué escuchando su historia sin decir nada.


- Estás bien? Preguntó.

- Sí, sí, continua. - Respondí.

-  Al hijo de Cirio di Delintov, anterior Rey de Dos Lunas como te he contado al principio, también se le concedió una de las divisiones equitativas de territorio que su padre había dejado en testamento a los mandatarios de cada aldea. Tras la muerte de Notham, su hijo Salzar ocupó su lugar en el trono. Salzar lleva miles de años intentando vengar a su padre, pero poco después de que éste falleciera, su hermano Deltor fue elegido por mayoría Rey de los Siete Reinos. Todos estos años Deltor ha llevado el título de Rey con honor, lealtad y compromiso; le debemos mucho, e incluso Salzar, su sobrino, es consciente de ello.

Hoy en día, Deltor continúa reinando en Dos Lunas, el reino de Notham está a cargo de su hijo Salzar, Delintov a cargo del hijo de Cirio y Nathan, Shelden y Casian todavía continúan a cargo de sus reinos al igual que Deltor. El reino de Lised, apellido de otro de los guerreros, fue cedido hace poco a su hija Nassira.

- Para, para, para... un segundo. ¿Dices que "hace miles de años" que ese tal Salzar lleva intentando vengar a su padre? ¿Se puede saber cuánto vive la gente aquí? - Pregunté atónita.

- Verás, un año aquí, equivale a un día en tu mundo. Lo que hace que mil años aquí, sean mil días en tu mundo. La similitud está en que a nosotros esos mil años nos afectan exactamente de la misma forma que esos mil días a vosotros. Por lo que tardamos más en envejecer y sí, por tanto vivimos bastante más tiempo, pero no somos inmortales ni nada parecido, puedes estar tranquila. - Respondió simpático.

- El tiempo en Dos Lunas... ¿sólo afecta a quienes sois de aquí?, ¿o para todo aquel que esté en este mundo el tiempo influye de la misma manera? - Pregunté interesada.

- El tiempo en Dos Lunas afecta a todo aquel que esté aquí del mismo modo. 

- ¿Cuánto tiempo sería aquí, un día en mi mundo? - Se me estaban pasando miles de ideas por la cabeza y no sabía por donde empezar a preguntar.

- Pues veamos... Teniendo en cuenta que mil años aquí equivalen a mil días en tu mundo, imagino que un día equivaldrá a unos pocos segundos... - Contestó no muy seguro de si mismo. - Recuerdas que en el cuento, las noches duraban veinticuatro horas y los días veinticuatro horas también, verdad? Pues aquí es exactamente igual. Un día son cuarenta y ocho horas, veinticuatro de noche y veinticuatro de día.

- Eso significa que si yo estuviera aquí durante mil años y quisiera volver a mi mundo... solo habrían pasado dos años y medio más? Es decir mil días más! Es INCREÍBLE! - Respondí alterada! 

- Supongo que sí. - Contestó indiferente. 

- Hombre, si lo piensas bien, sería un "chollo" poder vivir mil años aquí y volver a mi mundo tan solo habiendo pasado dos años desde que me fui; creo que podría llegar a planteármelo. – Dije.

- No todo es tan sencillo Eryel. Llegan más viajeros desde fuera; no se sabe el motivo, pero es peligroso que dos viajeros coincidan en Dos Lunas. – Dijo pensativo.

- Por qué es peligroso Lauren?

- Da igual, es otra larga historia, la cual si no te importa te contaré mañana, ahora toca descansar. – Dijo.  

Atónita, me percaté de que ya era de noche. Cuando me despierte también será de noche? Pensé.

- Sí, será de noche. Ahora si no te importa, ¿puedes levantarte del tronco y ayudarme a montar la tienda? – Preguntó impaciente.

­- ¿Tienda?, ¿Qué tienda?

- Esta tienda. – Contestó a la vez que me enseñaba algo parecido a una manta mal doblada.

- ¿Vamos a dormir aquí? – Pregunté.

- ¿Quieres dormir con los peces en el río? – Respondió risueño.

- Dame éso. – Dije en tono cortante.

Minutos después me dí cuenta de que la tienda sólo era para una persona y me preguntaba impacientemente qué pensaba hacer Lauren ante esa situación. Cuando pasaron unas horas la noche comenzó a enfriarse y poco a poco respondí sola a mi pregunta mucho antes de que él…

- No hay mucho espacio para los dos, aunque como habrás comprobado no nos queda otra que o congelarnos o dormir los dos juntos.
– Me dijo indiferente.

Lo miré.

Me miró.

Cogí una pequeña "mantita" que tan solo me llegaba a las rodillas y sin decir nada me acurruqué en la parte derecha de la tienda. Noté como sus pies rozaron los míos al tumbarse en el otro lado.

- Me estás quitando mi trozo de manta! – Le dije enfadada e incómoda.

- Buenas noches Eryel.


Leyre              >Capítulo Anterior              >Siguiente Capítulo






3 comentarios:

  1. Simplemente... decirte que cada vez me parece mas interesante la historia! como as creado el mundo... has conseguido hacer el pasado, es simplemente magnifico! enhorabuena! has creado un mundo nuevo!! y ese rifirafe entre lauren y Eryel... es buenísimo! jeje no hagas que lo pierdan porfa!! continua pronto!! y no lo dejes nunca!! sigue con el 3 capitulo pronto porfa!!!

    Atentamente:
    un fan :P

    ResponderEliminar
  2. Me encantaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!! ^^
    Qué ganas de seguir leyendo!! :) Tengo ganas de descubrir quién es Lauren exactamente...:P
    Sigue así!! Está GENIAL! ^^

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por el comentario Ana! :)
    Me alegra que te guste^^

    ResponderEliminar

Necesito continuar aprendiendo, ¿me dejas un comentario?

Bloggers amigos