sábado, 11 de junio de 2011

5º Capítulo. Desconocidos. 2ª Parte

                                               ***

- ¡Maldita y sucia pantera! ¿Siempre tiene que meterse donde no la llaman?! – Gritó furiosa. – Te juro que cuando los encuentre, le arrancaré la piel a tiras y me haré un abrigo con ella! – Prosiguió entre risas perversas. – En cuanto a la muchacha… estoy pensando en un destino mejor para ella… - Dijo mientras sonreía maliciosamente.

- El destino de la muchacha es únicamente el Reino de Notham, así que saca esas ideas de tu cabeza pronto si no quieres que…

- Solo te lo voy a decir una vez, ahora mismo esto es como el cuento de Hansel y Gretel, de momento, ellos dos son mi único objetivo, pero nunca se sabe cuando una bruja puede cambiar su menú para la cena del día, no estás en condiciones de amenazarme y mucho menos en este bosque, así que no hagas que cambie de parecer. Entendido?

- Guarda a tu asquerosa e inocente mariposa y largaos, habéis acabado vuestro trabajo. Le comunicaré con mucho gusto a Salzar, que no habéis conseguido atrapar a una pequeña e inocente cría, que casi no puede caminar y anda perdida por “se supone” un bosque que vos conocéis a la perfección. – Interrumpió una voz ajena a la conversación.

La bruja sonrió sorprendida mientras soltaba lentamente al soldado al que había amenazado y se dio la vuelta.

- Buenas tardes fiel, confidente y servidor de Salzar!  - Espetó la bruja entre risas irónicas.

- Ríe cuanto quieras Brenda. Ya traicionaste a los tuyos una vez. ¿También piensas traicionarlo a él? ¿De verdad crees que saldrás bien parada? – Respondió desafiante aquella voz.

La expresión en el rostro sonriente de la bruja cambió al instante. Lo miró con asco y furia. Se movió muy rápido hasta quedar tras él amenazándolo con un puñal de cuero y plata.

- Yo no abandoné a nadie. Sabes muy bien lo que tú y los demás hicisteis conmigo. No pienso rebajarme ante tus reproches y mentiras, solo se una cosa, hagas lo que hagas y digas lo que digas siempre continuaré siendo más fuerte que tú. Así que no me obligues a matarte tan pronto.

- Cálmate hermana, puedes quedarte con la pantera pero la muchacha se viene conmigo a no ser que quieras volver pronto al infierno del que saliste. No importa lo fuerte que seas, ese siempre será tu punto débil y eso es lo que hace que tu fuerza y tu fachada de bruja perversa se vaya al garete en pocos segundos, tu GRAN Y ENVENENADO CORAZÓN lleno de sensibilidad, por favor deja el pasado atrás. Sabes que te aprecio pero en este momento das asco. No entiendo todavía como Salzar reclamó tu ayuda. – Dijo sin inmutarse ante aquella amenaza.

La bruja lo soltó.

- No te mato aquí y ahora porque eres de mi linaje. Cuando nos encontremos fuera de este bosque te juro por lo más sagrado que acabaré contigo igual que tú acabaste con mi vida. – Le dijo mientras lo miraba con repugnancia. – Mi trabajo aquí todavía no ha terminado, encontraré a la muchacha y a su animal de compañía, y yo misma la entregaré ante Salzar. Ya puedes irte por donde has venido, no necesito un perro guía, tienes mi palabra de que cumpliré el trato. Es la última vez que hablo contigo antes de acabar con tu sucia vida, no hagas que cambie de opinión. – Continuó mientras lo empujaba bruscamente y se daba la vuelta hacia el otro soldado.

- A partir de ahora iré sola, acompaña a este asqueroso individuo e iros por donde habéis venido. Salzar tendrá a su muchacha sana y salva al amanecer. – Le dijo indiferente.

- Espero no tener que volver a buscarte porque no lo haré solo. – Le dijo el otro brujo desafiante.

- Púdrete Kein. – Respondió la bruja.

                                               ***

Me dolían las manos, los dedos me sangraban. Estar entre dos árboles escuchando tal conversación no estaba siendo fácil. Por suerte ni resbalé, ni caí, ni hice ningún ruido como de costumbre.
Cuando el brujo y el soldado se marcharon, la bruja guardó aquella mariposa en un tarro de cristal y la escondió entre los pliegues de su capa ajada. Nadie hubiera advertido a simple vista que era una bruja; no era ni muy joven ni muy mayor, pero a pesar de su cara inocente y recatada, su corazón estaba lleno de odio, al menos eso me había trasmitido. No tendría piedad de nada ni de nadie. Si no conseguíamos salir de allí pronto, estaríamos perdidos. Miré al muchacho dolorido. “O Dios. Está desnudo”. Pensé.
Aunque parezca mentira no me había dado cuenta. Me ruboricé al pensar que tendríamos que escapar de allí y que seguramente tendría que hacerlo cargando con él en mi hombro por segunda vez.
Intentando no mirar demasiado, comprobé que tenía pulso; estuve unos minutos intentando encontrarlo, hacía bastante tiempo que había terminado con mis clases de primeros auxilios y ya no me acordaba mucho. Continuaba vivo. No me servía de mucho si no podía caminar así que intenté despertarlo sin mucho éxito.
Me incorporé de nuevo y aunque magullada y mareada, conseguí ponerme en pié. La bruja continuaba por allí, no la veía pero escuchaba sus pasos, lo que aún me preocupaba más.

                                                 ***

Justo al otro lado de las montañas, la preocupación crecía.

- Lis me da igual lo que me digas! Cogeré a Zafiro y me iré, es el caballo más rápido y ya ha ido antes por el suelo escarpado del bosque. No vas a hacerme cambiar de opinión! – Le dije enfadado y triste.

- Se puede sabes por qué te importa tanto!? – Dijo antes de darse cuenta de que aquella pregunta había quedado fuera de lugar.

- Qué por qué me importa? Por que te recuerdo que Deltor también la está buscando. La busca desde que asesinaron a su madre pensando que ella sabe también la forma de salir y volver a Dos Lunas cuando le plazca! Pero no es así! Salzar también lo cree y no actuará del mismo modo ni para los mismos fines que Deltor. El Rey Deltor fue un gran amigo de Liah y si encuentra a Eryel lo último que le hará será daño. Salzar la encontrará, la torturará  y acabará con su vida. ¿Pretendes romper la promesa que le hicimos a Liah antes de que volviera? La protegeré tal y como acordamos, y me da igual qué o quién se ponga en mi camino. No traicionaré a la que un día me salvó la vida, Liah también era de mi familia y aunque ya no esté, me acuerdo de eso siempre. Tampoco traicionaré a Deltor créeme. Puedes estar conmigo y ayudarme desde aquí o hacer como Nora y quedarte al margen; no te guardaré rencor por ello. Te quiero mucho Lis. Tendré cuidado, dile a Nora que estaré bien; os prometo que volveré con vida.

Lis me miró con lágrimas en los ojos. Sabía que llevaba razón, pero no quería que me pasara nada, lo sabía. Tenía suficientes razones como para arriesgar mi vida por poner a Eryel a salvo. Deltor y Liah eran una de esas razones. Yo, y no sabía todavía por qué, la más importante. Hacía tiempo que nadie había despertado en mi lo que ella había conseguido en dos días. Era mi amiga y no iba a dejar que nada malo le ocurriera. Sin pensarlo más, le di un beso en la mejilla a Lis, monté en Zafiro y marché hacia el bosque.

No andaba muy lejos cuando escuché la voz de Nora.
- Lauren! Espera! Vuelve! – Gritaba Nora desde la casa, que minutos antes había dejado atrás.

Supuse que quería decirme algo importante así que sin muchas ganas regresé. Cuando llegué, Nora tomó mi mano y entre lágrimas se dirigió a mí.

- Te quiero Lauren, estaré aquí para lo que necesites, manda a Blu si pasa cualquier cosa y lleva mucho cuidado; no conocemos a todas las brujas que hay en el bosque y no creo que Iris pueda hacer mucho.

- Tía, Iris es buena, pero poderosa al igual que las otras brujas, estaré bien, te lo prometo.

Lis se quitó el colgante que llevaba en el cuello.

- Quédatelo, te dará suerte. La caracola me la regaló mamá, es mi amuleto y ya que tú eres un despistado y perdiste el tuyo, guarda este contigo. Recuerda, si lo pierdes te mato. – Dijo entre lágrimas y medias sonrisas.

- Estaré de vuelta en unos días. Os quiero. – Les dije antes de perderme entre los arbustos.


                                               ***

No tardaría mucho tiempo en encontrarnos si permanecíamos allí. No se que poderes tienen las brujas de aquí pero no creo que sean los mismos que las de mi mundo. Halloween no va más allá de los caramelos, las escobas y los calderos; dudo mucho que aquí tengan de eso. Antes de que me diera tiempo a salir del escondite para intentar descubrir la forma más inteligente de escapar de allí, unas manos me agarraron duramente por los hombros.

Me dí tal susto que solo se me ocurrió gritar. Un tremendo error por mi parte. Acto seguido las mismas manos taparon mi boca antes de que pudiera armar más jaleo. Caí de culo entre las dos raíces, asustada y desorientada.


- No te muevas. – Me susurró al oído. Por sus manos llenas de barro y las pequeñas magulladuras que había entre sus dedos, llegué a la conclusión de que el vulnerable, dolorido e inconsciente muchacho que antes yacía a mi lado, había despertado. – Cuando hay una bruja como esa buscándote no para tomar el té contigo si no para mezclarte con un poco de té y servirte para la merienda de la tarde, lo peor que puedes hacer es gritar.

- No hubiera gritado si tú no hubieras sido tan bruto agarrándome! – Espeté susurrando molesta. O Dios. Continuaba desnudo. Que vergüenza.

- Shsss… Está cerca puedo olerla. – Cambió de tema mientras se concentraba.

-         Puedo olerla? Eres un perro o algo por el estilo? – Susurré risueña. Escuché cercanos unos pasos e instintivamente desvié la mirada hacia los árboles que quedaban delante de mí. Al ver que no había nadie, me giré de nuevo para preguntarle si podía caminar, poco antes de darme cuenta de que no estaba. Perfecto. Se había largado. Me había tomado el pelo, porque se supone que no podía andar así que dime tú a mí cómo había podido irse tan rápido. Me levanté de golpe enfadada buscando por mí misma la forma de salir de allí. Cuando iba a coger mi saco y mi manta y levante la mirada hacia el frente, me entró el pánico. Unos ojos grises me miraban fijamente entre la oscuridad, comencé a escuchar una respiración entrecortada hasta que poco a poco descubrí de qué se trataba. Tendría que correr y mucho. Una pantera negra enorme y de fuertes músculos se alzaba a pocos metros de mí. Comencé a caminar hacia atrás lentamente sin apartar la mirada ni un solo segundo. “Que no cunda el pánico” – Pensé. Pero era eso lo que recorría cada milímetro de mi cuerpo: pánico. La pantera comenzó a andar hacia mí, aumentó la velocidad por momentos hasta que empezó a correr. Cerré los ojos con fuerza, miles de imágenes pasaron por mi cabeza, cada una de las etapas de mi vida recorrieron mi mente acercándose a la última escena que esta iba a recordar. Esperé y esperé, pero ese esperado mordisco nunca llegó. Abrí los ojos.


- No pienso matarte. No hasta devolverte el favor. – Me dijo una voz desde la rama más alta del árbol. Mi cuerpo se relajó de nuevo y el miedo poco a poco fue saliendo de mi interior. No sabía qué era peor, si que me hubiera mordido o tener que hacerme a la idea de que no solo los topos hablaban. Pequeños detalles sin importancia que se irán resolviendo e irán siendo mucho más fáciles de asimilar conforme vaya pasando el tiempo. – Pensé no muy convencida.

Leyre García                                  




                                > Capítulo Anterior         >Siguiente Capítulo




7 comentarios:

  1. hola leyre! empecé a leer tu novela hace unos dos días y he de decir que ya me has enganchado! :D
    Por supuesto que siempre hay cosas que se pueden mejorar, pero creo que tu vas por el mejor de los caminos!la historia es genial, y me gusta un montón como va cambiando el narrador :)
    no puedo esperar a que subas el siguiente capítulo!! ;D un abrazo y sigue así!! :)

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Carlota!
    Se que puedo mejorar muchas cosas jaja, todavía continúo modificando cosas del primer capítulo que escribí(: Es mi primera novela ^^ y de verdad que me alegra mucho que guste(:
    Muchísimas gracias por leerme y pronto subiré el 6º! Un abrazo(:

    ResponderEliminar
  3. Me encanta ^^
    me gusta que cada vez haya más personajes y más cambios de narrador, la historia va evolucionando mucho :D y me gusta la bruja nueva!! jaja es un solete, me ha gustado eso de "Púdrete Kein" más maja!
    y me pregunto a quién preferirá Eryel, si a Lauren o al chico pantera... pero Lauren está en desventaja, a él no le ha visto desnudo, así no hay quien compare!! xDDDD
    un saludo, y ánimo sigue escribiendo! y ánimo también con tu novela de vampiros, me encantan los vampiroooos!!

    ResponderEliminar
  4. jajaja!! yo estoy con Lauren 100%!! :)

    ResponderEliminar
  5. jajaja! Ya se verá! Tal vez dentro de poco las cosas se vuelvan un poco más difíciles para Lauren... hahaha o no?

    CONTINUARÁ...
    :)

    ResponderEliminar
  6. que pasade de historiaaa!! joder me la he leido entera y es impresionante tanta fantasia junta me chiflaa!! xD esta geniaal y estoy deseando el siguiente. ademas me encanta tu blog. te sigo =) bss guapa avisame de los siguientes capitulos porfa por tuenti :)

    ResponderEliminar

Necesito continuar aprendiendo, ¿me dejas un comentario?

Bloggers amigos