jueves, 7 de julio de 2011

Capítulo 7. "El comienzo"

Unas horas? Habían pasado al menos 5 y todavía no había regresado. Estaba muerta de frío. Había perdido la noción del tiempo y para colmo mi reloj no funcionaba allí. Por un segundo pensé en “Internet”, juraría que no había estado nunca tanto tiempo sin conectarme. De pronto escuché relinchar a un caballo que se acercaba lentamente entre los árboles, aunque no reaccioné por completo hasta que vi que era Zafiro y como no, Lauren lo montaba. Me escondí e intenté no hacer ningún ruido. Lo espié durante un buen rato. Era un mentiroso y un manipulador, en cuanto recordé la conversación sobre mi madre entre Nora y Lis, conseguí olvidarme por completo de mis tontos sentimientos hacia él. Poco después continuó su camino. Cuando pensaba que ya se había marchado, Zafiro dio la vuelta bruscamente hacia mí. Supuse que había olfateado mi rastro y de eso no podía esconderme.


- ¿Qué haces ahí debajo? – Me sobresalté. La pantera había llegado. TARDE.
- TSSS! – Señalé a Lauren con el dedo. - Necesito que no me vean! Es muy importante por favor!
- Quién? Ése? – Me dijo sorprendido y sonriente.
- Sí! Es una larga historia! POR FAVOR… - Lo miré fijamente y con cara de suplica.
- Está bien, veamos que puedo hacer. – De un salto subió al árbol.
- ¿Dónde VAS!? Quieres hacerme el favor de volver aquí?!


                                          ***

Después de tanto tiempo, lo vi. Estaba justo delante de mí, no había cambiado nada. Una vez más, supuse; el hermano apuesto y valiente va en busca de su enamorada. Que conmovedor. Todavía me dolía el lomo, hacía mucho tiempo que no intentaba una transfiguración a propósito y aún no podía apoyar bien la pata izquierda. Si su propósito era llegar hasta la chica, no lo iba a conseguir. Siempre me ha gustado fastidiar a mi hermano, ¿por qué no ponerle las cosas difíciles una vez más? Será divertido.

Bajé de un salto de aquel árbol y quedé frente a aquel caballo. Al verme su expresión fue más de asco que de otra cosa. No me sorprendió.

-         Hola hermanito, cuanto tiempo verdad? Cuánto ha pasado? Nueve años? Diez tal vez? En fin, tenía tantas ganas de verte! No me das un abrazo? Vamos no muerdo Lauren! – Dije con sarcasmo.
-         ¿Dónde está la chica? – Preguntó enfadado.
-         ¿Chica? ¿Qué chica? ¿De qué me estás hablando? No me lo puedo creer ya te ha vuelto a pasar! ¿Enamorado otra vez? – Poco a poco Zafiro fue acercándose hacia mí, haciéndome retroceder. - Dile a tu caballo que procure no acercarse mucho. –Gruñí.
-         Eric no tengo tiempo para tonterías. Zafiro la ha olido, así que o la tienes tú o ha pasado hace poco por aquí. Salzar también la está buscando así que POR FAVOR, dime dónde está.
-         ¿Piensas que si lo supiera no te lo diría? ¿Qué clase de hermano crees que soy?!
-         Prefiero no contestar a esa pregunta Eric. – Dijo.
-         No he visto a… ¿cómo decías que se llamaba?
-         Eryel.
-         Ah! Sí, Eryel. No la he visto. Ahora si me disculpas debo irme. No eres el único que tiene asuntos que resolver.
-         Bonito moratón por cierto. – Miró mi lomo con curiosidad.
-         Adiós Lauren. Suerte en tu búsqueda, espero que la encuentres. – Dije sonriente.
-         Eric, te repito que Salzar la está buscando. Matará a quien sea para encontrarla. Te odio y lo sabes, pero Nora no. No la hagas pasar por eso otra vez, ya tuvo suficiente con mamá. – Me dijo. Nora era la única que continuaba soñando con que yo era su niño bueno, con que continuaba teniendo en mi interior ese corazoncito como ella decía. Ingenua. Si Salzar estaba buscando a Eryel, yo no tenía por qué correr la mala suerte de terminar muerto, no? Soy bueno en hacer negocios al fin y al cabo.
-         Lauren, si la veo te lo haré saber. Me alegro de verte.
-         Yo no me alegro Eric. Lleva cuidado. – Dijo mientras se daba la vuelta y partía hacia el bosque.

Trepé de nuevo al árbol y analicé la situación por un momento.

-         De qué habéis estado hablando? ¿Lo conocías? – Me preguntó.
-         ¿Yo? No, no tengo ni idea de quién era, solo sé que buscaba a una tal Eryel.
-         Yo soy Eryel.
-         Encantado de conocerte Eryel. – Dije risueño.
-         Era Lauren. Con él llegué a Dos Lunas.
-         Dices que LLEGASTE? Cuándo llegaste?
-         Hará unos dos días supongo… Espera, cómo se que puedo confiar en ti?
-         No lo sabes, simplemente deberás hacerlo. No te queda otra opción.


                                                    ***

Menos mal que no me habían encontrado, lo único que me faltaba eran más problemas. Todavía no sabía si podía confiar plenamente en Eric pero estaba en lo cierto, no tenía otra opción si quería saber la verdad, TODA la verdad. Había algo de él que no me convencía aunque tenía razón en algo, y es que me debía  un favor muy grande y sin duda, el mejor sería ayudarme a vengar a mi madre, solo necesitaba estar completamente segura de que podía confiar en él como para contarle toda la historia. Si tan solo llevaba dos días en Dos Lunas y ya habían mandado a una bruja chiflada a secuestrarme, quien sabe qué me esperará ahora.

-         Dónde has ido antes?
-         No me cambies de tema. –Me dijo.
-         Me debes un favor recuerdas? Hasta ahora solo puedo contarte que voy tras Salzar, pero necesito tiempo antes de encontrarme cara a cara junto a él.
-         No puedes decirme eso y dejarlo ahí. Qué puede querer una niña como tú de Salzar?
-         Bueno quiere matarme no? Ha mandado a esa bruja y a dos soldados más. – No pensaba contarle todo, de momento.
-         Y tienes una mínima idea de por qué quiere matarte? – Preguntó
-         No lo sé, por eso quiero ir a Notham.
-         Es un auténtico suicidio sabes? De todos modos estaré encantado de ayudarte.
-         No voy allí a que Salzar me mate. Necesito salir de aquí para volver a mi mundo y él es el único que puede ayudarme o darme la respuesta que me ayude a hacerlo. Principalmente es por eso por lo que voy tras él. – Improvisé.
-         Puedes volver por el Reino de Shelden. – Me dijo como si eso fuera lo lógico allí.
-         Shelden puede decirme cómo salir de Dos Lunas?
-         Supuestamente es por donde has venido no? – Continuó
-         No exactamente.
-         A ver. Shelden es el único reino que tiene en su posesión el único portal que se dejó abierto tras las batallas de Delintov y el primer viajero que llegó a Dos Lunas. Por allí podrás salir supongo.
-         Y se puede saber por qué lo supones?
-         Por que no has podido llegar por otro lugar. No han pasado mil años todavía.
-         Ah! Ya, esa historia me la conozco. Pues bien, como puedes ver, sí, he podido llegar como por arte de magia aunque esa expresión esté de más aquí. No sabía nada de que en el Reino de Shelden existiese tal portal. – A alguien se le había “olvidado” mencionar ese detalle.



                                                    ***  

Salzar no era el único que podría ayudarla, pero cómo iba yo a contradecir a una señorita verdad? Ella quería ir al Reino de Notham. Perfecto. La llevaría con mucho gusto al Reino de Notham. Sigo sin comprender por qué Salzar la quiere, espero averiguarlo pronto. En teoría yo tendría que estar buscando a Brenda si no quería que Iris se enfadara, cosa que opino, ya ha sucedido, pero que queréis que os diga, engañar a una pobre adolescente es mucho más divertido.

-         Antes has dicho que necesitas una respuesta que te ayude a salir de aquí no?
-         Sí.
-         Y piensas que Salzar la tendrá?
-         No me cabe la menor duda.
-         Perfecto, me parece un buen trato. Estaré encantado de ayudarte.

Lauren iba tras ella, Brenda e Iris también, los soldados y los brujos de Salzar también e incluso el mismo Salzar. Y quién la tenía? YO. Las victorias se saborean despacio.

-         Bien, por donde empezamos? – Me dijo emocionada.
-         Me parece que lo más lógico sería ir al Reino de Shelden, él es el más indicado para responder a preguntas relacionadas con tu mundo. Si te parece bien, claro. – Sabía que desde ese momento, iba a hacerme caso en todo. 1 punto para Eric. -Tendremos que pasar la noche en el bosque. –Continué.
-         En el suelo otra vez!? – Se quejó.
-         No te quejes. No vamos a dormir en el suelo, pero tendremos que caminar unas horas hasta llegar a una cabaña no muy lejos de aquí. No es gran cosa pero mejor eso que nada, allí no hace frío y es bastante cómoda en comparación con esto.
-         Me parece bien.

                                          ***

Por fin íbamos avanzando. Esperaba que aquello continuara así.

-         Eric no?
-         Sí, me llamo Eric.

Bonitos ojos para ser una pantera, pensé.

-         Gracias.
-         Oh no. Tú también? – Lo que me faltaba.
-         Yo también? A qué te refieres con “tú también”?
-         Nada, déjalo, da igual.
-         Te gustan mis ojos verdad? No lo has dicho pero lo has pensado. – me dijo.

Me sonrojé.

-         Tranquila no te he leído la mente, te lo he visto en la cara.

Alguna vez le habían dicho que era un completo creído?
Sería mejor callarme si quería que me guiara.

-         Coge tu saco del suelo y vamos. Tenemos un largo camino por delante.

Nada más de pensarlo ya me dolían los pies.

                                          ***

El timbre acababa de sonar anunciando el final de la primera hora de la mañana en el instituto Cam.

Salí corriendo para buscar a Carlos. Acababa de terminar mi conversación con Clara y me temblaba todo el cuerpo. Tenía que contarle a Carlos lo de Fedro y todo lo que estaba sucediendo con Eryel y sus posibles apariciones.

Se supone que tenía clase de Historia. Bien. ¿Se puede saber por qué  no estaba allí?

-         Izan! Espera! – Izan es un compañero de Carlos en el equipo de fútbol, seguramente él sabría donde estaba.
-         Dime Irene!
-         Has visto a Carlos?! Tendría que estar en Historia y no está! – Eryel y yo siempre hemos sido muy parecidas, recuerdo que Izan estaba locamente COLADO por ella. He cambiado bastante la verdad, antes ella era como mi hermana mayor y desde que se ha ido… bueno, digamos que yo soy la “única”. Y eso en el “insti”, es lo mejor si os digo la verdad.
-         Sí, lo he visto, pero no puedo decirte dónde está bajo ningún concepto! Lo siento!
-         Vamos Izan! Es importante! – Estábamos gritando de una punta a otra del pasillo.
-         Nunca te lo diremos Irene. – Jorge otro de los compañeros de Carlos y amigo de Izan pasó por mi lado con una sonrisa de oreja a oreja.
-         Vamos Jorge. Tú también? Esto que es, un complot o qué?
-         No te piques Irene lo bueno se hace esperar! – me dijo mientras Izan se marchaba a clase de Educación Física.
-         Adios Jorge, esta me la debes! – le dije molesta e intrigada.
-         Lo siento Irene, los colegas son los colegas y un secreto es un secreto!

Genial, tendría que esperarme hasta por la tarde. Carlos, has elegido un buen día para fugarte. Pensé.
Porque o había sido eso lo que había hecho, o el instituto se lo había tragado. Sin duda parecía más creíble la primera opción. No me tiene en cuenta. Se supone que Eryel ya no está y parece que todavía no se haya dado cuenta de que ahora estoy YO. Odio eso. Sí! Puede que me guste ser el centro del mundo, eso no es nada malo.

                                          ***

-         Sí mamá, estoy bien. Solo es una gripe de nada! No tenéis que volver del viaje por mí, de verdad. – Todo tenía que estar perfecto para esta tarde, debía asegurarme de que mis padres no estuvieran en casa.
-         Seguro cariño? Si quieres que volvamos de París, cogemos el primer avión. Lo que necesites!
-         No mamá estoy bien, de todas formas podríais hacerme un favor? Necesito que aviséis al colegio de que estoy en casa para que no me pongan falta.
-         Tranquilo tu padre está avisando a Pepa en estos momentos. – Pepa es la chica de secretaría. No tiene mucha memoria pero bueno, serviría.
-         Muchas gracias mamá, pasarlo bien! Os quiero!

En cuanto escuché el tono del teléfono supe que todo había salido bien, ahora solo tenía que ir a comprar la cena, las velas y las rosas. Por un momento Eryel pasó por mi cabeza, siempre había pensado que ella era mi princesa, hasta que se fue. Irene me apoyó y fue entonces cuando supe que siempre había sido la que verdaderamente había ocupado mi corazón. Estábamos juntos un mes antes de muriera la madre de Eryel; se lo ocultamos y me siento mal por ello. Hoy hacemos 7 meses juntos y quiero que sea especial.

Se me estaba haciendo muy tarde, esperaba que Izan, Jorge y los demás chicos me cubrieran, aunque ya había llamado mi madre al instituto, el conserje nos había visto esa mañana y era demasiado listo. Tendríamos la casa para nosotros, mis padres vuelven mañana por la noche.

Por primera vez quería intentarlo, sería el momento perfecto, sabía que no tendríamos otra oportunidad igual.

Ahora mismo era la hora del recreo en el insti y yo todavía no había salido a comprar, así que cogí el dinero y me fui corriendo a por todo lo que necesitaba. Creo que es la primera vez que iba de compras sin mi madre.

                                               ***

-         Falta mucho? – Pregunté exhausta.
-         Me lo has preguntado 50 veces, quieres dejarlo ya? Falta lo que falte. ¿Quieres dormir sin pasar frío verdad? Pues entonces sigue caminando.
-         Eres un borde.
-         Lo sé. Es lo que hay, a mi también me duele el lomo y no me quejo.
-         Tú eres una pantera, más ágil y fuerte que yo, no tendrías por qué quejarte aunque lo hicieras.
-         No queda mucho pero tenemos que llegar antes de que anochezca. El bosque es peligroso y de noche todavía lo es más.
-         Genial. Y en esa cabaña estaremos seguros?
-         No. Pero algo es algo. Tranquila estás con una pantera que se conoce este bosque como la palma de su mano.
-         No sabes cuanto me tranquiliza oírte decir eso.
-         Me alegro mucho. – Dijo.
-         Era ironía Eric. Hace unas semanas lo que más me hacía sentirme segura no era precisamente dormir junto a una pantera, en una cabaña y en medio de un bosque, si te soy sincera.
-         Bueno, puede que resulte peligroso pero en tu caso haré una excepción.
-         Perfecto, ahora se que no me comes porque me debes un favor. Gracias por hacérmelo saber, ahora sí que me siento super protegida.
-         Me alegro. 
            
Sin comentarios. Eric en cierta parte me recordaba mucho a Lauren, no sabría decir por qué. Tal vez sus ojos. Aunque los de Lauren eran azules y los de Eric grises, de algún modo los relacionaba. Sin embargo Eric era… más natural, más sencillo; Lauren era demasiado perfecto, aunque pensándolo bien, una pantera negra llena de barro y que cojea de una pata siempre va a parecer más sencilla que un apuesto chico montado en un caballo blanco.

-         Ahí está. Todavía no es de noche y ya hemos llegado.
-         Perdona que pregunte… pero, ¿dónde está?
-         Allá, tras ese árbol un poco más a delante.
-         Dónde?
-         Allí. – Me señaló una pequeña casa de madera y piedra que había tras un gran árbol.
-         Eso no es una cabaña Eric. Eso es una casa en toda regla. – mi sonrisa era enorme, yo que pensaba que dormiríamos entre cuatro palos y con goteras.
-         Bueno, casa, cabaña, lo mismo es.

                                          ***

-         Todavía me pregunto cómo diablos no la ha podido encontrar. Puedes explicármelo una vez más Kein?
-         Señor, una pantera interfirió entre su magia y la chica.
-         Una pantera eh? ¿¡QUÉ CLASE DE BRUJA PERMITE QUE UN GATO INTERFIERA EN SU MAGIA!? PUEDES RESPONDER A ESO?! –Dijo levantándose del sillón de piedra.
-         No, señor. Pero Brenda no se ha rendido, continúa tras ella y pronto la encontrará.
-         Eso espero. Por que si no, serás tú el mago que tendrá que ir tras la chica.
-         Yo?
-         Sí tú! HAY ALGÚN PROBLEMA?
-         Ninguno señor. –Dijo cabizbajo y resignado

-         Bien, mañana quiero que vayas al lago Gris y recorras las Cuevas del Hilo. Necesito que tengas una pequeña charla con las mantícoras y con las arpías. Nos serán muy útiles en caso de que Deltor interfiera en nuestra misión. *(Haré un apartado de “criaturas mágicas” en el blog explicándolas)

-         Salzar, con todos mis respetos… no saldré vivo de allí me descuartizarán en cuanto les diga lo que necesitan saber...

-         Veo que son inteligentes tus deducciones Kein. Solo necesito que les entregues el mensaje, después de eso, serás totalmente prescindible.

                                                    ***

-         Tengo sueño y me duelen mucho los pies Eric. – Dije exhausta.
-         Tranquila ya hemos llegado, hay dos camas o al menos se le parecen; y mantas también. Solo quedan unos pasos para llegar.

Estaba deseando descansar, había sido un día muy largo y todavía quedaba mucho camino por recorrer. ¿Cómo sería dormir junto a una pantera? Esta noche iba a comprobarlo.

                                                    ***

-         Sí tío! Ya está todo preparado para esta tarde. Muchas gracias por cubrirme Izan. – Le dije. Al otro lado del teléfono escuchaba como se reían Jorge y Pedro. – Oye tíos no os cachondeéis, que esto es serio!
-         Lo siento tío es que es muy fuerte. Jajaja!
-         Bueno vale ya con la broma tío. Jaja Como no salga bien esta noche, voy a morir. – Dije nervioso.
-         La habéis visto? – pregunté
-         Sí! Ha preguntado al menos tres veces por ti.
-         Va a matarme jajaja
-         No, no, no TU VAS A MATARLA ESTA NOCHE COLEGA jajajajaja
-         Oye no os paséis ya vale tíos, ya sabéis lo que os conté… estoy de los nervios chavales!
-         Tranqui tío, ya verás como sale todo bien. – Me tranquilizó Izan. – Eiii mañana nos lo cuentas todo con lujo de detalles amigo! Jajaja – Jorge y Pedro continuaban mareando al otro lado de la línea.
-         Bueno tíos me voy a descansar un rato, gracias por todo!
-         No hay de qué Carlos!

Pii pii pii pii….. Sería una tarde muy larga.






9 comentarios:

  1. Acabo de leer el capi y me ha encantado!! como siempre ^^
    lo de descubrir que Eric y Lauren son hermanos ha sido un LOL! mmm me pregunto si, al ser hermanos, Lauren podrá también transformarse en algo! o compartirán poderes o cosas como los ojazos *.* qué ganas de seguir leyendo! y de descubrir por qué se odian :O
    y me ha gustado que te hayas centrado en Eryel y Eric, me encantan sus conversaciones xDDD y Lauren me gusta mucho pero es que ahora que está Eric... creo que se ha convertido en mi favorito :D
    por cierto, la nueva letra está muy bien se lee mejor ^^ la otra era más bonita y me gustaba más, pero es cierto que a veces era un poquito complicada de leer... en fin espero que encuentres algún día la letra perfecta xD
    un saludo y ánimo! :P

    ResponderEliminar
  2. Leyre! :) Acabo de leer el capítulo :P
    Coincido prácticamente con todo lo que ha dicho tu amigo Dro, aunque personalmente prefiero a Eric. Ese aire exótico de pantera es bastante llamativo :D

    ResponderEliminar
  3. Recien termino de leerlo, que no me as avisado ¬¬ eso no se hace lianta! me lo hubiese perdido! jajaja
    Magnifico el capitulo! me encanta de verdad! me gusta como lo cambias y todo, aunque si te soy sincero me es un poco lioso cuando vas cambiando de Eryel y Eric, mas que nada, porque cambias muchas veces entre ellos, pero no pasa nada jejeje.
    Por lo demás, es fantástico! ando en deseos de saber por que esos dos hermanos se odian de tal forma que ni si quiera lo disimulan jaja y lo de Carlos e Irene también jajaja, espero que pronto subas el 8º y que no te demores como este(problemas técnicos)

    Un saludo lianta
    atentamente: un fan

    ResponderEliminar
  4. Me encanta!!! La historia cada vez está más interesante!
    Espero que dentro de poco publiques el capítulo ocho ^^

    ResponderEliminar
  5. cariñet me encanta el capi!!! cada vez me gusta mas la historia le estoy empezando a coger mania a Eric ;) en fin cari que espero el siguiente capi besitosss (LL)

    ResponderEliminar
  6. Tengo curiosidad por la llegada de Eric y Eryel a la casa=cabaña xDD Qué pasará, qué pasaráaa??
    Sigue escribiendo, amoooor! Besos!!

    ResponderEliminar
  7. jajaja! me encantaa!!! creo q es el capítulo que más me ha gustado!♥ me encanta lauren y, al igual que dro, me pregunto si se podrá transformar en algo... un besito y enhorabuena! espero el siguiente con impaciencia! ^^

    ResponderEliminar
  8. ¡Al fin me leí todo!
    Por cierto, mi favorito es Lauren *-*
    Aun que tengo la sensación de que Eryel acabará con Eric (¡Espero que no!) Eric también me gusta y tal, pero Lauren es monísimo y lo adoro <3
    PD: Irene y Carlos me encantan!

    ResponderEliminar
  9. oooohh k pasada de capituloooo!!! aiss k rico carlos amoooss k bonita nocheee =) me encantaa!! ojala existiera eso en la realidad =( bueno en fin.. xDD avisame del siguiente capitulo guapaa sta genial =)

    ResponderEliminar

Necesito continuar aprendiendo, ¿me dejas un comentario?

Bloggers amigos