domingo, 28 de agosto de 2011

Capítulo 9. "Mentiras"

Se parecía tanto a Eryel que continué observándolo olvidándome por unos segundos de que era su padre, el presunto asesino de su madre. Mis piernas se despegaron del suelo de inmediato y comencé a correr. Dios sabe qué pasaría si Fedro llegara hasta mí. Pensé.

“Cuanto tiempo sin verte Irene; ¿por qué corres? ¿Tienes miedo? No lo entiendo, siempre nos hemos llevado tan bien… no está bien dejar a un amigo con la palabra en la boca lo sabias?!!!” – Gritó furiosa su voz en mi cabeza tras una risa irónica que me hizo estremecer.

“Bueno, no te preocupes si en este momento tienes prisa o estás ocupada, puedes irte si quieres, pero recuerda que  las personas que saben demasiado, terminan sin poder contar nada. ¿Tienes unos preciosos labios, lo sabías? Sería una verdadera pena tener que desfigurártelos. Voy a estar vigilándote muy de cerca, así que depende de ti cuanto tiempo quieras seguir con vida. No me gustan las mentiras, así que no trates de engañarme por que perderás la partida y no queremos eso ¿verdad?” – Me temblaba todo el cuerpo, pequeñas lágrimas corrían por mis mejillas y mi corazón latía con fuerza. Miedo fue la única palabra que me vino a la mente junto con la imagen de la madre de Eryel muerta. No sabía que hacer ni como hacerlo. No entendía nada y eso era lo que más miedo me hacía tener.

“No tienes por qué tener miedo, siempre he estado ahí para protegeros a Eryel, a Carlos y a ti de asesinos macabros y sangrientos; qué pena que esta semana esté de vacaciones verdad?” – Tras esta frase, todo quedó en silencio. Sin duda había sido una amenaza. Continuaba corriendo cuando curiosa volví la vista atrás para comprobar que Fedro se había marchado, fue cuando volví a mirar hacia delante, cuando choqué contra él. Me agarró de las muñecas. Intenté mantener los ojos cerrados hasta que me agarró del cuello y por primera vez escuché su voz.

- Lleva cuidado por donde pisas, puedes caerte y hacerte daño. Dile a tu amigo Carlos que debajo de su colchón hay un sobre con una nota; ayer lo visité mientras dormía sabes? Ya no recordaba lo grandes que os habéis hecho. Es conveniente que la lea antes de las 00:00 de hoy. – Mientras pronunciaba esta frase me abrió los párpados con su dedo índice y me obligó a mirarlo a los ojos. No era el Fedro que yo conocía, se había vuelto loco, sus ojos verdes se habían vuelto grises y daba realmente miedo. – Mírame cuando te hable y escucha con atención. Juega bien tus cartas y todo saldrá bien cariño.
 – Decía mientras me acariciaba las mejillas dulce y sarcásticamente. – Buena suerte. – Me agarró bruscamente de la cintura y mientras gritaba, metió algo en el bolsillo de mi pantalón; tras darme un asqueroso beso en el oído, se marchó. Caí al suelo de rodillas, todo daba vueltas. Me costaba respirar.

                        ***

Por primera vez en mucho tiempo me sentía cobijada, cómoda y calentita. Todas aquellas mantas habían hecho efecto y la sensación de frío que tanto me incomodaba abandonó mi cuerpo en cuestión de segundos. Eric dormía profundamente bajo la tenue luz de una pequeña antorcha. Había conseguido
conciliar el sueño unas horas pero había tanto en lo que pensar que mi mente no dejaba de dar vueltas y vueltas; no me quedó más remedio que abrir los ojos. Tenía hambre. ¿Cuánto había pasado desde que me escapé? ¿dos días? Había perdido la cuenta, los días y las noches eran tan largas que cada vez se me hacía más difícil recordar. Ahora es de noche así que supongo que hoy comienza un nuevo día; mi tercer día en Dos Lunas. Mi vida había dado un vuelco increíble. Este lugar me estaba cambiando por completo; al principio pensaba que iba a ser fácil, que todo saldría según lo previsto y estaría bien. Excepto en la muerte de mi madre, siempre he sido demasiado cría para sobrellevar las situaciones difíciles y eso debería de cambiar si quería llegar hasta Notham. El sueño comenzaba a pesar más que mis pensamientos y mis ojos terminaron por cerrarse de nuevo.

Todo estaba oscuro, una enorme puerta de madera de roble se abría de pronto bajo el sonido de unas grandes y oxidadas bisagras. Una gran ciudad se alzaba ante mí. Todo quedó oscuro. De pronto el relinchar de miles de caballos llamó mi atención y a lo lejos vi como un gran ejército se aproximaba. Cuando llegaron a aquella ciudad todo quedó envuelto en llamas, únicamente alcancé a ver a una muchacha pelirroja que intentaba con todas sus fuerzas salvar a su bebé del fuego y de las cenizas. Lo cogió en brazos, lo ocultó entre mantas y paños y echó a correr. De pronto todo quedó en blanco y esa escena se apartó de mi mente, tras ella aparecí frente a un gran castillo. Había atravesado la gran ciudad hasta llegar a una habitación cerrada y oscura. Otra muchacha diferente, de atuendo diferente, y de clase diferente situada en el centro del habitáculo conversaba con dos soldados. Se llamaba Nassira. En breves segundos regresé a las callejuelas de la ciudad y esquivando las llamas perseguí inconscientemente a aquella chica pelirroja. Paró  ante una especie de mercado. Las llamas todavía no habían llegado a esa zona de la ciudad así que entró en una de las tiendas y entre un montón de fruta esparcida por el suelo a causa de la invasión, buscó con sus manos por encima de los adoquines hasta encontrar una anilla de hierro. Con su mano derecha acarició dulcemente una cadena de oro que descansaba en su cuello, la arrancó y utilizó la llave que colgaba de esta para abrir una pequeña trampilla de madera. Segundos más tarde la muchacha y el niño desaparecieron. Traté de seguirlos por aquel pasadizo pero no me dio tiempo; las llamas me alcanzaron.
De golpe una mano tapó mi boca y me cogió en brazos. Todo quedó en blanco hasta que abrí los ojos y regresé a la cabaña del bosque. Había estado soñando y ahora Eric se encontraba frente a mí. Alguien aporreaba la puerta bruscamente intentando echarla abajo. Me cogió en brazos.


- Vas a quedarte aquí y no vas a moverte. Si por lo que sea no regreso, espérame únicamente hasta que amanezca. – me susurró mientras me escondía entre un baúl y una escalera llena de polvo.

Medio dormida y asustada, asentí con la cabeza sin decir nada. Eric corrió hasta llegar a una de las ventanas traseras de la habitación, se apoyó en el alfeizar y salió al exterior. Un reflejo dorado llamó mi atención. Los tablones de madera que cubrían el suelo tenían doble fondo y algo me impulsó a levantar uno de ellos; la cadena de mi sueño, la llave con la que aquella muchacha abrió la trampilla, allí estaba. Antes de poder alcanzarla, algo atravesó la pared de la cabaña y me agarró bruscamente por la cintura. Grité pero no por mucho tiempo. Grandes raíces se enredaban entre mis brazos hasta llegar a mi cuello impidiéndome respirar. Mi frente sangraba; al atravesar el muro de la cabaña me había dado un fuerte golpe con un bloque de piedra y todo daba vueltas a mi alrededor. Pronto quedé en el aire envuelta entre ramas y raíces.

-Eric. –fue lo único que conseguí decir.

Alguien estaba luchando contra esas raíces intentando protegerme, al menos eso pensaba hasta que vi a Brenda quien intentaba cortar cada uno de los lazos que me oprimían. Pero si no era ella quien me retenía, quien era entonces? Sinceramente no sabía qué era preferible, si continuar allí ahogándome, o caer en sus manos.

Pronto respondí yo misma a mi pregunta. No sabía lo que eran. Tenían forma humana pero no lo parecían, había muchos y trataban de apartar a Brenda de mí. Movían las ramas de los árboles y las raíces, hacían agujeros en la tierra como si manejasen el bosque a sus anchas. Era increíble. De un momento a otro, el ser que me sostenía atrapada en el aire calló al suelo; segundos después yo fui detrás. Eric, bueno, más bien una pantera negra lo mordió en el cuello. Otras ramas intentaron alcanzarme pero antes de poder atraparme Eric pasó por mi lado y subiéndome en su espalda escapamos de allí lo antes que pudimos.

- Encontradla! Deltor no nos lo perdonará si la perdemos de nuevo! – Gritó uno de ellos. Deltor intentaba matarme? No entendía nada.

- Son “Daimas”, seres que viven bajo tierra, se dice que los Dioses las castigaron e hicieron que sirvieran a la naturaleza protegiendo el bosque, es por ello que conservan su forma humana, por que hace mucho lo fueron. – Me explicó mientras corríamos. – no entiendo por qué nos han atacado y menos por qué ha sido Deltor quien las ha enviado a nosotros. – No le dio tiempo a terminar su explicación. Brenda apareció frente a nosotros y Eric tuvo que frenar en seco. Otro brujo, Kein, la acompañaba; el mismo que intentó capturarme aquel día en el bosque. Una mano surgió de uno de los árboles que había tras ellos y los atrapó.

- Corre! Eryel corre! – me decía Eric mientras gruñía. La Daima que acababa de aparecer de aquel árbol lo acechaba. Miré hacia atrás. Las copas de los árboles se movían con fuerza y miles de ramas y raíces se arrancaban de la tierra y se deslizaban por el suelo persiguiéndonos. Quién sabe cuántas Daimas podían haber en un bosque. Así que comencé a correr.

- Aléjate de los árboles y de las raíces!! – Gritó mientras intentaba luchar contra aquel ser. Como si apartarme de los árboles fuera a ser sencillo, estábamos en un bosque creo que no había pensado en ello antes de pedirme aquella barbaridad.

- ¿Y qué pasa contigo?! Yo no conozco el bosque! – Grité mientras corría con todas mis fuerzas.

- Te encontraré, lo prometo! Ahora CORRE!



                        ***

-         No sabes dónde te estás metiendo sucio “Cambiante”! Deltor la está buscando y no te conviene entrometerte en su camino!
-         AH! Y seguro que al buen Rey Deltor le encantaría veros actuando de esta manera verdad Sarah!? – Dije tras un fuerte rugido y esquivando una de las raíces que intentaba atraparme.
-         No conseguirás nada de Salzar, Eric. Si piensas que te dará algo a cambio de que se la entregues estás muy equivocado.
-         Veo que Deltor trabaja rápido. Cuanto hace que disponéis de esa información? – pregunté resignado. Ahora no solo tendría que enfrentarme a Notham si no a los ejércitos de Deltor y a todas y cada una de las criaturas que están a su servicio. Esto no entraba en mis planes. Tenía que hacer como fuera que Eryel continuara pensando que Deltor también la quería muerta y que por eso había enviado a las Daimas. Hacer que únicamente terminara confiando en mí. Salzar me recompensaría sin duda. – Iris. – Pensé en voz alta.
-         Sí! Iris. Hace muy bien su trabajo, trabaja para Deltor siempre lo has sabido, aunque has sido demasiado confiado en que siempre ha estado enamorada de ti. Ella sigue siendo una bruja Eric y tu siempre serás un asqueroso y sucio cambiante que engañó a su familia para conseguir un poder que nunca te corresponderá! – La sangre me hervía. De un salto llegué hasta ella y le dí un zarpazo en la mejilla.
-         Iris me encontró, me engañó, me hizo pensar que me ayudaría a cambio de información! – Lleno de rabia proseguí.
-         Y tú la creíste? Le dijiste todo lo que necesitaba oír. Que Eryel estaba contigo, que Brenda trabajaba para Salzar quien la quería muerta y que estabas furioso con esa bruja por haberte causado miles de “contratiempos”. Lo único que tuvo que hacer fue avisarnos y seguiros a Eryel y a ti. Te dijo que buscaras a Brenda y que le proporcionaras información a cambio de una recompensa y tú te lo creíste, ella solo pretendía que cuando la encontraras, Brenda te matara y así nosotros tendríamos un peso menos al que enfrentarnos, teniendo únicamente que intentar acabar con ella y así salvar a Eryel de Salzar sin perder el tiempo en pensar en como librarnos de ti. Pero por suerte ha sido todavía más sencillo. Brenda os ha encontrado antes y casualidad que nosotros hemos llegado al mismo tiempo.
-         Pues creo que aun así os ha salido muy mal la jugada. Brenda no está muerta y yo tampoco!! – Grité furioso.
-         Y para tu información yo no engañé a mi familia! Yo escapé de mi hogar por que no quería vivir en un lugar lleno de asesinos y falsos traidores! Qué pena que no tenga tiempo de charlar contigo y explicarte esa etapa tan interesante de mi vida, tal vez puedas preguntarle a Nora más tarde, seguro que ella puede contarte el por qué de todo! A no! Olvidaba que tengo hambre! – Hinqué mis colmillos en su cuello, la sangre corría a borbotones por mi mandíbula y el olor a carne fresca inundaba mis sentidos. Hacía días que no comía. El instinto animal que había estado escondido en mi interior desde hacía un tiempo, salió al exterior. Mis ojos se oscurecieron y comencé a rugir. Las Daimas se separaron, algunas se marcharon. Continué olfateando mi cena, disfrutando de su olor y del placer que había sentido al escuchar su último aliento. No sentía piedad. Al fin y al cabo y en el fondo de mi ser, continuaba siendo una pantera. Iris se había metido con la persona equivocada. Querían jugar al escondite? Bien, COMIENZA EL JUEGO. Eryel piensa que Deltor la quiere muerta, no sabe por qué, aunque eso no tiene mayor importancia, me aseguraré de que no se entere de la verdad. Sabe que Salzar la quiere muerta también y no tiene ni idea de que sé que me intenta engañar y que quiere matarlo para vengar a su madre. La ayudaré y la seguiré el juego, la llevaré a Shelden ya que según ella me necesita para encontrar la forma de salir de Dos Lunas y luego, cuando haya conseguido que me confiese toda la verdad, la acompañaré con mucho gusto  hasta Notham para que intente cumplir con su cometido. Deltor no podrá evitar que Salzar acabe con ella. No lo permitiré. En cuanto a Lauren, me encargaré de que sufra como nunca, de que sufra tal y como lo hice yo y de que se entere de toda la verdad; destruiré lo que queda de esa familia tan falsa. Pasaron unos segundos hasta que las pocas Daimas que quedaban se marcharon. Volví a mirar a la que yacía muerta frente a mí. Pobre Sarah. Pensé. Sarah siempre había sido una buena amiga de mi hermana Lis. Pero a veces hay que hacer sacrificios, a parte, tengo hambre. Si pensármelo dos veces volví a hincar mis colmillos en su cuerpo inerte, su sangre todavía estaba caliente y al contacto con mi lengua hizo que me estremeciera de placer. La sangre de Daima es realmente increíble. Pensé.

Más tarde me encargaría de Eryel.

                   ***

Esperé a que fueran las 14:00 en aquella calle. No fui capaz de volver al instituto tras aquel terrible encuentro. Se había levantado un viento terrible y el cielo anunciaba tormenta. Iría hasta casa de Carlos como si no hubiera pasado nada y cuando encontrara el momento adecuado se lo contaría todo. Recordé de pronto que Fedro había guardado algo en mi bolsillo, segundos después un móvil comenzó a sonar.

“Piii Piii! Piii Piii! Has recibido un mensaje nuevo. Piii Piii!”

Busqué en mi pantalón. Era un teléfono. Fedro había dejado en mi bolsillo un teléfono móvil y acababa de llegarme un mensaje nuevo. Remitente: “Anónimo”.

“Irene, no crees que ya es tarde? Llevas mucho tiempo sentada en el suelo, si no te mueves tendré que ir a resguardarte del frío y no me apetece moverme de donde estoy ahora. Creo que Carlos está esperándote no es cierto? Recuerda: DEBAJO DE SU COLCHÓN. Disfruta del paseo.”

Me estremecí, me levanté del suelo y comencé a caminar hacia casa de Carlos. Sabía que estaba mirándome e inconscientemente puse mi dedo índice sobre mis y los acaricié tímida y cuidadosamente asustada por nuestra conversación.

“Piii Piii! Piii Piii! Has recibido un mensaje nuevo.
Piii Piii!”

“Eso es Irene, bonitos labios”.








   

11 comentarios:

  1. Uoooooooooo!!! Se me ha pasado el capítulo volando! Me alegra que hayas regresado porque ya tenía ganas de continuar.
    Ya sabía yo que entre Eric e Iris algo raro había...hmmm sí, sí! En este capítulo se ha mostrado la parte animal de Eric, y a pesar de ser escalofriante, debo decirte que enhorabuena porque la descripción ha sido muy precisa.
    Estoy ansiosa por saber qué es lo que pasará con la pobre Eryel que parece vivir engañada por todos los costados.
    Un besito grande y muchos ánimos!! :)

    ResponderEliminar
  2. DIOS!
    Me has dejado muerta! Desde luego este capítulo me ha dejado en vilo, con tantas estratagemas, acción y mentiras... ¿quién sabe lo que pasará a conitnuación? :S
    Sigue asi! Un besazoooo :)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, me encanta y me encanta!!!
    Tenía muchas ganas de continuar la historia
    Me tiene muy intrigada el caso de Fedro e Irene
    Un saludo!!! ^^

    ResponderEliminar
  4. Me encanta!
    Por fin publicaste xD
    Espero el siguiente, un beso

    ResponderEliminar
  5. Está muy bien, sigue así :) Llegarás lejos!

    ResponderEliminar
  6. me has dejado pasmao...
    No me esperaba tanta acción! no me imaginaba que el capitulo iba a ser tan movidito en cuanto al mundo de dos Lunas como al mundo real! me a gustado muchísimo lianta! espero que no tardes en subir el 9º capitulo!

    atentamente
    un fan

    http://www.leyendoentrerenglonesfansite.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. ¡ME HA ENCANTADO!
    La trama de Irene y Fedro me parece genial, aunque me de pena por ella porque el padre de Eryel es muy siniestro, pero en las historias siento debilidad por los cabrones XDD y con el último mensaje ha demostrado que lo es!!
    Me he encantado descubrir más cosas de Eric, y el sueño de Eryel es prometedor... ha visto una pelirroja!! :D ojalá vuelva y se quede fija en la historia ^^
    Un saludo y ánimo, siempre consigues sorprenderme y engancharme :)

    ResponderEliminar
  8. ¡Es genial, genial, genial! En serio. ♥ Lo amo, y también amo a Lauren, pero amo más la historia, no te vayas a creer. La manera de escribir, que es pausada y ordenada me fascina, el vocabulario es maravilloso, por no hablar del argumento de la historia. Es fresco, con un toque mágico, y el chico guapo de rigor que no puede faltar nunca. ;) Creo que la protagonista tiene un carácter muy fuerte. En parte me identifico con ella, y creo que eso es importante en una historia. Estoy enganchadísima, de momento solo he podido leer hasta el capítulo tres, pero esta tarde me lo termino entero. Te dejo el comentario en el último capítulo para que sea más fácil para ti encontrarlo. Esta tarde terminare todos los que quedan, pero en serio, Felicidades por la historia, y sobre todo; publica más pronto. Besos y Muffinazos! ♥

    ResponderEliminar
  9. Hola :)
    Te he entregado un premio en mi blog:
    http://vivir-con-una-sonrisa.blogspot.com/
    te lo mereces, sigue asi!
    un besazo!

    ResponderEliminar
  10. mas por favor me encanta la historia desde ahora soy otra fan *·*

    ResponderEliminar
  11. Dios , me lo he leido en un abrir y cerrar de ojos XDDD la verdad es que me gustan tanto lauren como erick ;D y eryel es genial . Enserio estaba deseando a que alguen escribiera una historia asi .
    Tu forma de escribir es impecable ;D y engancha muchisisimo ;D luego esta la forma en la que mezclas el mundo real y el de los sueños . Lo de fedro e irene me ha dejado sin aliento , como lo odio es un cabron ¬¬
    No si al final todo acaba en mentiras . Todo el mundo miente a todo el mundo , guay XD Este capitulo sin duda ha tenido mucha accion y yo estoy deseando que escribas el siguiente porque me tienes enganchada
    besos de una nueva seguidora

    ResponderEliminar

Necesito continuar aprendiendo, ¿me dejas un comentario?

Bloggers amigos